Soplar me ayuda a hablar mejor

11 Mayo, 2016
- in Blog

La rehabilitación de la funcionalidad del soplo es un objetivo muy presente en los tratamientos de logopedia que están directamente relacionados con la articulación, la voz o la respiración.

En numerosas ocasiones, los logopedas realizan diferentes actividades de soplo mediante juegos con globos, cañas, pompas de jabón, molinos de viento, silbatos, etc. Éstas pueden ser muy divertidas y gratificantes para los niños, pero despierta mucha curiosidad en los padres.

 

La pregunta clave que siempre se hacen, es: ¿qué se pretende trabajar durante estas sesiones?

Por ello, hoy queremos explicaros cuales pueden ser los beneficios de dichas actividades y la vinculación que tienen con los tratamientos de logopedia:

  • Por un lado, son de gran utilidad para mejorar la tonicidad de algunos órganos orales y faciales, especialmente, favorecen a los labios y los buccinadores o mofletes. Al mejorar su musculatura orofacial se facilita que los movimientos sean más precisos y, por ello, colateralmente se estará mejorado, a su vez, la articulación y la posición de los labios en situaciones de reposo o silencio, haciendo que permanezcan cerrados durante más tiempo.
  • También, nos ayuda a mejorar la funcionalidad del soplo, haciendo que resulte más fácil controlar la potencia y la dirección del aire que producimos por la boca. Esto nos será de gran utilidad para trabajar la articulación de algunos sonidos como la S, la F o la Z.

 

  • Además, se verá incrementada la capacidad pulmonar y diafragmática y a su vez esto hará que mejore la respiración. Paralelamente, podemos introducir algunos conceptos como que la inspiración sea nasal y la expiración oral para fomentar así la respiración nasal.

 

Algunas actividades que pueden sernos útiles para trabajar el soplo en casa o durante las sesiones son:

  1. Inflar globos de diferentes tamaños, después podemos utilizarlos para decorar algún espacio para una fiesta, podemos pintarlos con pinturas, haciéndoles caras, etc. Los primeros globos siempre son complicados de inflar, ya que requieren de mucha fuerza, el adulto puede hincharlo un poco para dar de sí la goma.

 

  1. Hacer pompas de jabón tanto con los juguetes tradicionales como con cañitas. Existen varias maneras de trabajar con ellas, podemos bufar fuerte y rápido para que salgan muchas burbujas o podemos bufar suave y constante para conseguir una grande.

 

  1. Si nos gusta dibujar y pintar, podemos echarle imaginación e inventarnos circuitos y recorridos diferentes para llevar por el caminito figuras de papel o pelotas, que deberán moverse mediante el soplo directo o con la caña. En las primeras etapas, utilizar la caña siempre resulta de gran ayuda porque facilita la canalización del aire y es más fácil controlar la direccionalidad.

 

  1. Siguiendo la actividad anterior, también se pueden dibujar campos de fútbol, canastas u otros lugares en donde podamos encestar nuestras pelotas de corcho, papel o cualquier material de poco peso.

 

A partir de la imaginación y los gustos individuales de los más pequeños, podemos inventar miles de ideas para trabajar el soplo de forma divertida, haciendo que se fortalezca la musculatura orofacial y se mejore la articulación y la respiración.

 

Núria Sánchez

Logopeda

Col. 08/3616

Enviar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies