La importancia de la autoestima

03 junio, 2015

¿Qué es la autoestima?

La autoestima se basa en todas aquellas valoraciones, tanto negativas como positivas, que hacemos de nosotros mismos.

La autoestima hace referencia a la imagen personal que tenemos de nosotros mismos. Si nos vemos capaces de hacer algo, si creemos que se nos da bien, y muchas otras cualidades que nos definen como persona.

Estas valoraciones se deben a las experiencias que nos hemos ido encontrando a lo largo de nuestra vida, así como nuestra forma de vivirlas y de analizarlas.

Un acontecimiento puede desembocar en una valoración diferente dependiendo de la persona.

Por ejemplo, una persona que después de entrenar mucho ha perdido una carrera puede tomárselo de diferentes formas. Puede pensar que no vale para ello y que lo mejor es dejar de invertir tanto tiempo en eso y por tanto, sentirse mal consigo mismo, o puede pensar que aún necesita más entrenamiento y que la próxima vez será capaz de conseguirlo y así sentirse mejor.

Así pues, dependiendo de cómo nos enfrentemos a los acontecimientos de la vida iremos formando nuestra autoestima.

 

¿A qué afecta la autoestima?

La autoestima es muy importante en el día a día, y muchas de las cosas que llevamos a cabo dependen de ella.

Afectará a todo aquello que te propongas conseguir. Si tenemos una baja autoestima pensaremos que no somos capaces de conseguirlo y por ende, no nos esforzaremos tanto y es muy posible que acabemos por no conseguirlo.

Afectará a tu estado de ánimo, no estar a gusto con nosotros mismos nos provocará un sentimiento de inferioridad y tristeza, probablemente estaremos todo el día o bien enfadados o bien desanimados.

Afectará a cómo nos enfrentemos a nuestros problemas diarios. Con una buena autoestima seremos capaces de enfrentarnos a los problemas de forma más adecuada y obtener mejores resultados, si creemos que somos más fuertes o que somos capaces, lo más probable es que estemos más predispuestos a enfrentarnos al problema y solucionarlo que si tuviésemos una autoestima baja y pensásemos que no somos capaces.

Afectará a las relaciones que establecemos con los demás, ya que una persona con buena autoestima suele ser una persona más independiente a la que no le afecta tanto la opinión que los demás tengan de él. Tener una buena autoestima aumenta la seguridad en uno mismo y esto provocará unas relaciones más sanas y productivas, en las cuales seremos capaces de dar nuestra opinión, observar qué es bueno para nosotros y no sentirnos presionados para hacer cosas.

 

¿Por qué tengo baja autoestima?

La mayoría de las personas que tienen una baja autoestima suelen tener algunos puntos en común.

Tienden a tener una imagen muy distorsiona de sí mismos. Esto suele venir dado por que se basan en puntos negativos y olvidan tener en cuenta los puntos positivos de su persona.

Suelen tener pensamientos de sobregeneralización (”he suspendido el examen, soy estúpida”) o pensamientos de polarización (“si no lo hago perfecto, no lo hago”).

También suelen ser personas muy perfeccionistas con demasiadas exigencias, las cuales no son capaces de cumplir.

Asimismo, suelen pensar que tienen la culpa de todo o que tienen la culpa de lo que les pase a los demás.

Es normal encontrarnos con frases del tipo “soy un manazas” o “soy torpe” cuando tienen algún problema. Esto es debido a que en vez de describir aquello que les ha salido mal “se me ha caído el vaso de agua” generalizan y se autonominan.

Sin embargo, exagerar en el otro sentido y solo ver lo positivo de nosotros, también nos traerá problemas.

Lo importante de la autoestima es tener una imagen realista de nosotros mismos, buscando los puntos positivos pero sin olvidar los negativos.

¿Cómo podemos mejorarla?

  • Piensa en positivo. Busca aquello que sea bueno, que te guste, o que te motive. Y cambia aquellas frases de negativas a positivas.
  • No generalizar. Analiza bien cada vez que pienses algo de ti mismo.
  • Piensa en todos tus éxitos anteriores, todo aquello que has conseguido a lo largo de tu vida
  • No te compares con otro. Cada cual es cómo es y tiene sus propias virtudes y defectos.
  • Establece un guion para conseguir tus metas. Elabora los pasos que necesitas ir cumpliendo para conseguirlo y asegúrate de felicitarte cuando los consigues.
  • No hagas caso a aquellos pensamientos que no te traigan nada bueno (“no lo voy a conseguir”). Párate a analizarlo y piensa cuánto tiene de verdad y cómo puedes solucionarlo.
  • Acéptate cómo eres. Piensa en lo que te gusta y no te gusta de ti, si puedes cambiar aquello que no te gusta cámbialo y si no puedes acéptalo.

En definitiva, sentirse bien con uno mismo hará que seamos más felices.

 

Coral Camino

Psicóloga

Nº Col. 23.198

Enviar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies