Mi hijo no quiere comer verduras

Como bien sabemos, es necesario comer hasta 5 porciones al día de frutas y verduras, si además podemos aumentarlo a 7 porciones ayudaremos a mejorar la salud. Las frutas y verduras nos aportan vitaminas, sales minerales, fibra y elementos antioxidantes que nos ayudaran a luchar contra enfermedades crónicas, obesidad y a mejorar nuestro estado de salud.

No obstante cuando le damos estos argumentos a nuestros hijos poco parece importarles, lo que les importa es que los macarrones o el bistec con patatas están mucho más buenos que cualquier verdura y son mucho más fáciles de comer.

¿Qué podemos hacemos para mejorar esa constante lucha para que nuestros hijos coman verduras y frutas?

Lo primero y más importante es “predicar con el ejemplo”, es necesario que los padres, los hermanos mayores y cualquier persona que conviva con el niño coma las frutas y verduras delante del niño para que se dé cuenta de que es algo necesario y no algo que le imponemos nosotros porque nos apetece.

Así mismo es importante crear un hábito, el niño tiene que ver que cada día va a tener sus 5 piezas de fruta y verdura, y que no importa cuántas veces diga que no las quiera, siempre van a estar ahí.

En este punto es necesario recalcar que no hay que obligar al niño a comerlas para que no acabe viéndolo como algo aversivo, si no que, hay que insistirle hasta que él las acepte. Los niños tienden a rechazar probar una cosa de 15 a 20 veces. Por lo que habrá que armarnos de paciencia y día a día ir insistiendo en que debe comerlas. Debemos darle sus tiempo.

Por último y no menos importante debemos ser muy variados a la hora de comprar la fruta y verdura para nuestra casa, cuanta más variedad tengamos más fácil será encontrar aquellas piezas que le sean más apetecibles al niño. Esto es recomendable en cualquier tipo de comida, al tener más variedad en casa iremos inculcando en los más pequeños la idea de que hay que comer de todo. Aun que es necesario tener en cuenta que no se trata de comprar toda la frutería y enseñárselo al niño para que escoja, si no que, cuando vayamos a comprar debemos ir variando y no comprar siempre la misma comida. También es importante tener en cuenta las preferencias del niño con comidas que no le gusten, de la misma forma que quizá un adulto prescinda de ciertos alimentos porque no le gustan, el niño también tiene derecho a hacerlo, siempre teniendo en cuenta que esto es la excepción y no la regla. Por ejemplo, si a nuestro hijo no le gustan las manzanas buscaremos una fruta que la sustituya.

¿Cómo le damos las frutas y las verduras?

A la hora de darle la fruta y las verduras a nuestro hijo es necesario hacerlo de la forma más creativa posible. Hay que buscar frutas y verduras que tengan colores fuertes u olores que les gusten, o también podemos cortarlos de formas curiosas. De esta forma crearnos platos que llamen la atención del niño y les resulten apetecibles.

A la hora de situar las frutas y las verduras en la cocina, es importante que se encuentren en un lugar visible, de esta forma nos aseguraremos que el niño lo vea si va a la cocina en busca de algún alimento.

Algunas ideas para dar las frutas y las verduras:

  • Sopa: La sopa es una buena forma de introducir las verduras a la hora de hacer el caldo.
  • Acompañamiento: Podemos introducir las verduras en platos que sabemos que al niño le gustan en vez de las típicas patatas fritas.
  • Ensaladas: No hagamos la típica ensalada con lechuga y aceite, probemos a hacerla más variada, con diferentes saltas, o incluso podemos añadir carne como la pechuga.
  • Escondidas: canalones, lasañas, croquetas, sándwich, pizzas o albóndigas son una buena elección.
  • Cocinarlas diferentes: aun que es preferible dar las verduras hervidas, también podemos utilizar de vez en cuando las verduras a la parrilla para darles un toque distinto
  • Tortillas: La idea es cortarlo fino y buscar aquellas verduras que no alteren mucho el sabor.
  • Brochetas: Hacerlas de forma coloridas y divertidas mezclándolo con la carne que más les guste.
  • Pasta: los macarrones suele ser una de las comidas favoritas de los niños. A la hora de prepararlos podemos añadir diferentes verduras en la salsa.
  • Crema: Con las cremas y purés será más fácil conseguir que los niños lo coman, aun que hay que tener cuidado con no pasarnos con la cantidad ya que suelen ser platos que llenan en seguida.
  • Salsas: Poder elaborar diferentes salsas para acompañar a la comida que lleven frutas o verduras frescas.

 

Por lo tanto, a la hora de dar las verduras y las frutas a nuestros hijos hay que recordar que debemos de ser creativos, ir variando los alimentos y no obligarles a comerlas, sólo ir insistiendo hasta que las prueben.

Además, también se pueden consultar diferentes libros de cocina vegetariana donde existen infinidad de recetas que nos pueden ayudar y dar ideas para los más pequeños.

Si el plato de verduras o fruta se ve apetecible y llama la atención del niño se interesara más por probarlo.

 

Coral Camino

Psicología clínica infantil y juvenil

Enviar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies