¡No queremos peleas a la hora de la comida!

16 octubre, 2014
- in Blog

DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN

En muchas casas la hora de la comida se convierte en un momento de estrés, enfados…, para los padres puede ser una auténtica tortura. La mayoría de los niños no quieren comer algunos alimentos (fruta, pescado…), otros pueden alargar el tiempo de la comida interminablemente.

Se convierte este momento en un momento desagradable en vez de ser un momento placentero para toda la familia.

¿Cómo podemos mejorar este momento?

–        Intentar no obsesionarse con el tema de la alimentación. La ansiedad de los padres se transmite muy fácilmente a los niños, lo que puede provocar y complicar la dificultad con la alimentación.

–        Intentar comer y cenar juntos el máximo de miembros de la familia posible

–        Establecer un clima adecuado, tranquilo, positivo, evitando las prisas, las peleas y las expresiones de estrés.

–        Comer sin televisión u otros entretenimientos a la hora de la comida.

–        Establecer unos horarios más o menos fijos para cada una de las comidas. Evitar que los niños coman a deshoras.

–        Favorecer y dejarles que coman ellos solos, al año o año y medio pueden empezar a intentarlo. Ser pacientes si se manchan, si intentan tocar la comida con las manos… están experimentando y aprendiendo.

–        Actuar como modelos de conducta. Dar ejemplo mostrar las pautas de alimentación correctas y valorar lo positivo.

–        Impedir que usen “trucos”, como apartar comida en los extremos del plato, comer exageradamente lentos, y que logren con ellos ser el centro de atención provocando el enfado de los padres.

–        Alentarles a probar distintos sabores para que se vayan acostumbrando a ellos.

–        Darles variedad. Acostumbrarles a comer diversos tipos de comida

–        Dejar que nos ayuden en la preparación de las comidas. Es momento para fortalecer los vínculos entre padres e hijos, es un momento divertido donde los niños se sienten útiles aumentando su autoestima y también las ganas de comer el plato que ellos han preparado.

–        Los niños tienen que comer lo que los padres decidan, ya que será lo más adecuado para su salud. Que no coman a la carta.

–        Podemos dar algunas opciones para que puedan elegir, por ejemplo en el postre; prefieres manzana o pera

–        No tirar la comida.

–        Seguir las recomendaciones del especialista sobre el ajuste del peso a la edad, y sus consejos sobre el tema de la alimentación.

 

Laura Aut

Psicóloga infantil y juvenil

Col. 18432

Enviar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies