LOS DEBERES

22 septiembre, 2014
- in Blog, Blog

La hora de hacer los deberes es para muchos padres el momento de entrar en conflicto con sus hijos, momento que se repite a diario y en ocasiones acaba siendo un problema de disputa importante. Y a pesar de todo son muchos los padres que pierden dicha batalla sin conseguir que sus hijos se sienten a hacerlos.

Muchos de estos niños o adolescentes no son capaces de hacer los deberes o ponerse a estudiar debido a alguna patología como déficit de atención, hiperactividad, o problemas de conducta por los que se oponen a cualquier cosa que les manden, otros sin embargo simplemente presentan una falta de motivación, de hábitos y de rutinas o ausencia de conocimiento de técnicas de estudio adecuadas, que si se modificaran dejarían de vivenciar el momento de estudio como algo negativo.

Para crear un hábito de estudio es importante que desde primaria se acostumbre al niño a dedicar entre 20 y 30 minutos al día a hacer la tarea de los deberes, dicha tarea debe de hacerse siempre a la misma hora y en el mismo espacio, por ejemplo en el escritorio de la habitación. (cuando los niños empiezan primero de primaria es un buen momento para montarles el escritorio en la habitación, les gusta sentir que se han hecho mayores y con ello empiezan a coger dicha responsabilidad).Es importante que el espacio que se utilice para las tareas del colegio esté siempre ordenado y tenga pocas distracciones alrededor, como por ejemplo un televisor.

Al principio, con edades tan tempranas es primordial que haya un adulto referente con ellos ayudándoles a hacer las tareas, para ir reforzando todo lo que les salga bien, de manera que se tomen el momento como un momento positivo y dinámico.

A medida que van creciendo, los deberes se van complicando y empiezan a aparecer los primeros atascos en algunas asignaturas y en ocasiones la desmotivación. En estos casos es importante escuchar a los hijos en vez de reñirles, es normal que algunas asignaturas cuesten más que otras y nos ofreceremos a ayudarles en todo lo que necesiten. Incluso si es necesario les podemos proponer apuntarse a clases de refuerzo escolar, pero nunca como castigo sino como un reforzador.

Una vez en la adolescencia empiezan los exámenes y las técnicas de estudio aparecen en boca de todos los profesores, cada adolescente debe usar las técnicas que mejor le vayan. Cuando hablamos de las técnicas nos estamos refiriendo a los diferentes caminos i formas de hacer que nos sean más eficaces según el estilo de cada uno (el estilo dependerá de la distribución del cerebro de cada persona). Por lo que el copiar muchas veces un texto le puede ir bien a una persona y en cambio a la otra le puede ir mejor repetirlo varias veces en voz alta.

Muchos padres también se preguntan si el que sus hijos no quieran hacer los deberes tiene que ver con la inteligencia, incluso muchos de ellos los excusan diciendo que ellos de pequeños eran iguales, pues bien, si que es cierto que la gran mayoría de expertos coinciden en que la inteligencia tiene una parte importante de genética, ahora bien, la inteligencia también se moldea y se incrementa según el entorno de cada niño.

En conclusión, cuanto antes empecemos a inculcarles el hábito a nuestros hijos, menos problemática será la hora de los deberes, conocerán más técnicas de estudio y podrán potenciar más sus habilidades.

 

Imma Martorell

Psicología infantil y juvenil

@imma_mv

Enviar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies