¿cómo entrenar a un equipo de adolescentes?

08 Abril, 2014
- in Blog, Blog

¿cómo entrenar a un equipo de adolescentes?

Entrenar a jóvenes y adolescentes, sea el deporte que sea, no es tarea fácil. Para empezar los adolescentes están en la edad más complicada, envueltos en un mundo de dudas que no podrán resolver hasta pasados unos años, ¿quién soy?, ¿quién quiero ser?, ¿cómo quieren mis padres que sea?, ¿cómo quiero ser yo?…Un mundo lleno de interrogantes que empieza aproximadamente a la edad de los 12 años.

Ésta gran búsqueda de respuestas personales, identidad propia, identidad separada de los demás etc. viene acompañada de un período dónde el joven necesita primero, descubrirse a sí mismo. Además el joven necesita diferenciarse de sus padres y de los adultos referentes en general, ya no es el niño que era antes y lo demuestra con una actitud más pasota, desafiante y déspota que normalmente es consecuencia de la gran mayoría de conflictos que los adultos tenemos con ellos, cuando en realidad, para ellos es un proceso totalmente necesario.

Por todo esto es importante el papel que juega el entrenador, un entrenador para éstos jóvenes puede ser o bien un referente o bien un adulto más que intenta inculcarle normas que no le interesan en éste momento. ¿cómo hacerlo para entrar mejor a tu equipo de jóvenes?

En primer lugar es muy importante hablar con ellos, ¿le gusta al joven lo que hace o por el contrario a los padres les gusta que lo haga y por eso lo hace? ¿le gustaría más hacer otro deporte? ¿se siente bien con el resto del grupo?, Es muy importante empatizar con el adolescente, que sepa que le tenemos en cuenta, que queremos que se sienta a gusto y que todo vaya bien, no sólo nos importa que juegue bien, que marque goles o que los pare, nos importa que quiera seguir creciendo y aprendiendo de aquello que le estamos enseñando.

También es importante ser conscientes de que estamos tratando con jóvenes. No debemos de exigirles un nivel superior al que pueden darnos. Cada adolescente, con sus características podrá ofrecernos ritmo, táctica i técnicas diferentes y debemos de ser conscientes de que, a estas edades es complicado poder exigir lo mismo a todo el equipo.

Así mismo, es importante que el adolescente se sienta reforzado, no sólo vamos a llamar su atención cuando lo haga mal, también lo haremos cuando lo haga bien, para así motivarlo más para que siga esforzándose. Si son más frecuentes los chillidos y las broncas que los elogios, acabarán por no hacer caso al entrenador y restarle importancia a lo que diga, incluso a desafiarle aún más.

Es muy importante también procurar decirles que es lo que queremos que hagan y que esperamos de ellos, en vez de decirles lo que No esperamos de ellos, medir nuestra eficacia en los sermones y escucharles, también ellos tendrán su opinión y querrán hablar.

Quiero destacar, no obstante, que a mi parecer lo ideal es empezar a trabajar los valores des de bien pequeñitos.

Por otro lado, ser entrenador no es ni mucho menos tarea fácil, para ser un buen entrenador y ganarte el respeto y confianza de tu equipo adolescente debes de aprender a ser Líder, es muy importante que el equipo te tenga como referente y confíe en ti. Para ello el entrenador debe de saber utilizar cada una de las conductas en el momento adecuado; conducta de instrucción, conducta democrática, conducta autocrática, conducta de apoyo social y conducta de feedback positivo:

1)    Conducta de instrucción: Se caracteriza por la conducta del entrenador que va dirigida a mejorar la ejecución enseñando estrategias técnicas y tácticas, facilitando el entrenamiento exigente y la coordinación de las actividades de los componentes del equipo.

2)    Conducta democrática: El entrenador permite que los deportistas participen en las decisiones del equipo, tanto en los objetivos como en las tácticas a seguir, los métodos prácticos o las estrategias del juego.

3)    Conducta autocrática: el entrenador toma las decisiones, suele estar apartado de los jugadores y destaca su autoridad personal. (con adolescentes hay que ir con cuidado que éste tipo de conducta no sea la más frecuente, sino que aparezca sólo en el momento adecuado).

4)    Conducta de apoyo social. El entrenador muestra preocupación por los deportistas de forma individual procurando el bienestar del equipo mediante las buenas relaciones entre sus miembros.

5)    Conducta de feedback positivo. El entrenador compensa o elogia a los jugadores por las buenas actuaciones limitándose el esfuerzo a situaciones deportivas y a la consecución de alto rendimiento.

El entrenador de adolescentes debe de abundar, sobre todo, en la conducta de apoyo social y de feedback positivo. Normalmente por la dificultad que causa entrenar a jóvenes y adolescentes, es habitual que los entrenadores utilicen la conducta autocrática para intentar ‘demostrar’ quien es el ‘boss’, desde mi punto de vista es un gran error, ya que, después de todo lo que hemos visto hasta ahora, lo único que se consigue siendo autocráticos la mayor parte del tiempo, es que éstos respondan con una conducta más des-adaptativa en el equipo.

 ‘Exige a tu equipo pero siempre des de el respeto, sin dejar de lado la motivación de cada uno de tus jugadores, si están motivados y se sienten bien, su rendimiento será más efectivo’.

 

Imma Martorell

Psicologia del deporte  y de la actividad física

@imma_mv

Enviar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies