Las etiquetas son muy fáciles de poner pero muy difíciles de sacar

28 Febrero, 2014
- in Blog, Blog

Pedro tiene 12 años, llegó a mi consulta con un diagnóstico de TDA/H, elaborado hace 3 años, cuando él tenia 9. Los papás comentan que siempre ha sido un niño muy movido pero no más de lo ‘habitual’ para su edad. Los profesores, sin embargo les estuvieron insistiendo durante tiempo hasta que los padres asintieron a llevarlo a un centro externo para hacerle una valoración. Allí fue diagnosticado de TDA/H (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad). Ha estado acudiendo al centro dónde le diagnosticaron durante 2 años y medio, sus padres y la escuela aseguran no haber notado ninguna mejora. Desde nuestro centro se inicia un nuevo proceso de evaluación para Pedro. Nuestros resultados son claros: No hay trastorno. Pedro es un niño ‘movido’ no ‘hiperactivo’, con una pautas educativas que no son las adecuadas para su temperamento. Se trabaja con los padres para modificar las pautas. Pedro pide a sus padres que le cambien de escuela, en la que va no tiene amigos, le llaman ‘el tda’.
Pedro cambió de escuela a mitad de curso. Saca buenas notas, tiene buena relación con sus compañeros, sigue siendo movido y quizás por eso es tan bueno jugando al futbol (su deporte preferido). Pedro ya no tiene trastorno, ‘nunca lo tuvo’. Ya no tiene etiqueta, ‘nunca debió tenerla’.

Diego tiene 10 años, llega a nuestra consulta a petición de los padres. Nunca a tenido ningún problema en la escuela, siempre ha sacado buenas notas, si, un poco tímido, pero ya está. ‘cuentan los padres que le decían en la escuela’.
Los papás sin embargo se muestran preocupados, notan que nunca juega con sus amigos (apenas tiene 2 ó 3), Le gusta estar solo, mirar la tv i contar. Le encanta contar cualquier cosa (cuantos coches pasan, cuantos hombres y cuantas mujeres, cuantas puertas, cuantas tiendas….). Se inicia una valoración a Diego, los resultados también son claros. Diego tiene un trastorno de Asperger. Actualmente está siendo tratado, su pronostico quizás seria mejorable si hubiera sido diagnosticado con anterioridad.

¿Qué está pasando? ¿Preocupa más en las escuelas aquellos niños movidos que los que no lo son?

Los niños son ‘movidos’, deben de jugar, moverse, corretear y tener amigos. Pueden sacar peores o mejores notas (cada uno tiene su habilidad), pueden tener diferentes temperamentos, están formando su personalidad…SON NIÑOS.

¡Preocupémonos más por aquellos niños que no se comportan como tal! Y evitemos etiquetas inapropiadas.

Las etiquetas son muy fáciles de poner pero muy difíciles de sacar.

La mejora de ambos ha sido notablemente satisfactoria.

Enviar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies